Para visitar en la comarca

Castillo de Montánchez

Su construcción originaria se encuadra en época almohade, S. XII, fue tomado por Fernando II de León en 1116 y reconquistado definitivamente por Alfonso IX en 1230.

La alternancia de moros y cristianos en su dominio posibilitó la adición de elementos arquitectónicos de tipología cristiana sobre la primitiva obra musulmana; más tarde y bajo la administración de la Orden de Santiago, las reparaciones y añadidos fueron cuantiosos, conservándose de esta época “La Torre del Homenaje”

Uno de sus grandes atractivos es su situación, ya que se erige en lo alto de un escarpado risco desde el que se domina una amplia extensión de terreno y le hace ser conocido como "Balcón de Extremadura”.

Ruta de los Molinos

Esta ruta, nos conduce por parajes naturales de la Sierra de Montánchez y nos lleva a conocer las poblaciones de Arroyomolinos y Montánchez.

Es denominada así, porque una buena parte de su recorrido la realizamos por una garganta que alberga más de treinta molinos harineros, de los que algunos de ellos, remontan sus orígenes a la época romana, aunque los más recientes son del siglo XIX.

La mayor parte de ellos están construidos en mampostería aunque hay algunos en los que se pueden observar unos perfectos sillares. Estos molinos hoy en desusos, son de tipología de sierra. Prácticamente, casi todos los molinos se componían de; una charca, una conducción o acequia, un alto pozo que se denomina cubo y un cuarto donde estaban los mecanismos de molienda.

Encina Terrona (Zarza de Montánchez)

Es una pieza arborea unica, pues es la encina de mayor tamaño y mayor edad del mundo.

Ha sido declarado árbol singular por la Comunidad Autónoma de Extremadura. Se localiza en un entorno majestuosos de encinares muy bien conservados.

En estas dehesas cercanas a la Sierra de Montánchez no dejan de revolotear cigueñas, rapaces y otras aves propias de este bosque mediterráneo.

Tiene un envergadura de más de 16,5 m de altura, perímetro en la base de 9,4 m, perímetro de tronco 7,75 m, siendo el diámetro de la copa de 27 m. La edad aproximada es de 800 años.

Claustro del conventual (Valdefuentes)

Perteneció el convento a los Agustinos Recoletos y fue patrocinado por los Marqueses de Valdefuentes. Se trata de una

obra barroca de principios del Siglo XVIII, construido en sillería en su fachada principal y de mampostería en el resto.

El conjunto está formado por la iglesia, el claustro y dependencias conventuales. Dicho claustro tiene planta cuadrada con dos cuerpos en cada lado, decorado con esgrafiados a base de emblemas religiosos y bandas vegetales conservando la fecha de construcción en un lateral datado en 1721; en otras partes dominan las partes geométricas. Considerado como monumento de interés cultural , conocido como " El Escorial Chico".

Santa Lucía del Trampal (Alcuéscar)

Situada a escasos metros del manantial, al que debe su nombre, Santa Lucía surge de la tierra, de un paraje de extraordinaria belleza, en la falda de la sierra del Centinela. Construida entorno al 700, es la primera iglesia que, reúne las características propias de la arquitectura prerrománica hispánica, destacando sus tres ábsides. Gracias a las excavaciones arqueológicas se sabe que era un conjunto monástico. Sin embargo, la iglesia que ha llegado a nosotros no es como la original, ya que sufrió reformas en la etapa gótica.

Poco a poco pasó al olvido, utilizada como establo hasta que fue redescubierta por D. Juan Rosco Madruga a finales de los años 80. En sus inmediaciones, está abierto al público un Centro de Interpretación dedicado a este importante patrimonio.

Villasviejas del Tamuja

El castro de Villasviejas del Tamuja se encuentra a unos 3 kilómetros de la localidad de Botija. Históricamente los restos de Villasviejas del Tamuja han sido identificados con la ciudad vetona de Tamusia. A juzgar por los restos de muralla conservados, el castro contó para la defensa con dos recintos concéntricos situados a diferente cota.

Las últimas excavaciones han arrojado un periodo de vigencia de la ciudad que va desde el siglo IV a.C., en que fuera fundada, hasta el siglo I a.C. en que se constata su abandono.

Destaca por la explotación de los yacimientos de plomo argentífero "mena de plata" existentes en la comarca.

Pinturas murales de la erminta de Stmo. Cristo del Amparo (Benquerencia)

Si algo hace que este edificio sea importante son los elementos decorativos tanto en el exterior como el interior. Sobresalen sus pinturas al fresco que datan de los siglos XVII-XVIII, recientemente restauradas, que curiosamente cubren todas las paredes, bóvedas y cúpula de la ermita, alternando los temas religiosos con temas florales y geométricos.

Las pinturas están dedicadas a pasajes bíblicos donde se representan la vida y la pasión de Cristo, narrada en distintas escenas con una gran variedad de colores.